martes, 27 de abril de 2010

" La visita"


Iba con los mercaderes del silencio
me acompañaban a ninguna parte
jugaba a no mostrarles mis derrotas
de aquellas rebeldías ancestrales.
Andaba por este lugar siempre cerca de ti
sé que todo ha concluido y no lo entiendo
antes de finalizar ya se había acabado.
Pasaba por el lugar y buscando sustancias
germinales se desangró el techo de mi vida.
Miro los rincones absolutos de tu casa y
nada quedó, es como si yo jamás gocé de todo
lo que te circunda como cien puntos sin luz.
Pasaba por aquí, no tengo apuro ahora.
Soy mujer de nadie una insignia sin solapas
una libreta sin direcciones una canoa vencida.
Sólo pasaba por este lugar y vine a ver si el gato
Mercurio de la pata torcida no se ha muerto.
¿Te das cuenta? el felino me toca más el sentimiento
que vos un ser humano( después de todo nunca te gustaron)
Sin embargo cuando emigré indivisible aquel día
se quedó a tu lado viendo como me marchaba.
Y me doy cuenta por qué no se fue conmigo
él quedó de amparo, porque ya estabas aquejado.


Caminé hasta aquí y pensaba con tristeza que
este barrio tan lindo ya no tiene veredas.
Un sol apagado se refugia en la plaza de enfrente
dónde no existen flores en los canteros grises.
¿Sabés que yo creía que en tu patio había cien malvones?
Cuando salgo de la pieza no me acompaña nadie
Mercurio me mira indiferente y se queda dormido.
Así como estás vos, sólo que él no está muerto.


Agradezco la pintura -óleo de Rosa Esther Méndez-

7 comentarios:

CabezaDeMonte dijo...

Complejo, profundo, delicioso.
Gracias!

Monica dijo...

Gracias amigo, un placer tu visita y tu comentario.
Abrazos.

pensar dijo...

Sempre um belo poema.Querida monica, adoro tua visita e adoro te ler.
Beijos Mari

Juan dijo...

Se desangró el techo de mi vida...
Soy mujer de nadie una insignia sin solapas
una libreta sin direcciones una canoa vencida.

Eres poeta, eres rica en sentimientos
eres grande de corazón y de fuerza
se llenará tu patio de flores
y de poetas que te abrazarán
con sus besos de versos candentes
y de labios sangrantes de pasión.
Ojalá que tu canoa llegue a buen puerto
y que atraques en sitio seguro
recubierta de vientos y tempestades
que azoten tu corazón y tu alma
para subir al cielo en el carro refulgente
del amor y de la paz.

Me alegro de reencontrarte en el camino de la poesía de la vida.

Un abrazo.

Juan Antonio

Monica dijo...

Gracias Juan! que bueno leerte, tengo muy abandonado mi blog.
Te mando un gran abrazo.
Monica.

Yeli dijo...

Ya veo que tu como yo has estado un poco ausente pero...estando sin estar.
Un abrazo
Yeli

Juan dijo...

Mónica, hay veces que dejamos los blogs un tiempo y luego nos cuesta retomarlo, a mí me sucedió en el mes de febrero, específicamente hay uno que desde Navidad no no lo he abierto.
Espero que te encuentres bien, con ánimo y salud.
Un abrazo y te deseo que pases un buen miércoles.
Juan Antonio