sábado, 6 de diciembre de 2008

"Reencontrándome"



De nuevo en esta tónica imprecisa
los dos al borde de la esperanza
de nuevo tus ojos y tu exaltada voz
tu abrazo fatal y mi ansia dormida.
De nuevo los tonos de amaneceres
de lluvias finitas y claros relámpagos
de nuevo tu rostro y tu delgada estampa.
Y lo que me molesta de todo el entorno
que no sé todavía, si fué tristeza o delirio
pero ¡que descalza que estuve esa tarde!
Me saqué tu abrazo y lo dejé de lado
despegué tu boca sin sentir temblores
fué un roce, un decir apenas,un toque
sin fuego sin llama y vos desolado.
Me diste mucha pena porque venías
detrás del sueño de sábanas blancas
de ardientes momentos, de excesos
y cuerpos rodando con saliva hilando.
Fué mal encontrarnos
tan laxo
lejano
inútil
herido
vanal
despreciado.
Ya ves...
sin embargo no logro olvidarte
los porqué, pasean por mis pensamientos
soy urna cerrada lo sé y reconozco.
Antes de haberte visto ya te rechazaba
y cuando tu mano tocó mi mejilla
y tu beso urgente se fué resbalando
yo me dije ¡nunca!
mirándome adentro tibieza y espanto.
Me quedó el recuerdo
y te siento vivo, pero no te quiero
jamás a mi lado.
Tu nombre claro me viene a la mente
te reitero siempre, latido y amparo.
No sé lo que fuiste, humo de recuerdos
lejos de la carne, lleno de presagios
cadenas de ausencias
lazos de aire puro
ganchos de jazmines
clavos incrustados
rincón de agonía.
Y se va la vida, ya son cinco años
caricias marchitas,polillas del tiempo
cinerario miedo y las naftalinas conservando
la espada en la mente, que sigue horadando...

1 comentario:

Juan dijo...

Mónica

¡Bello poema!

Remebranzas
olvidos
sueños perdidos
y encontrados
debajo de la almohada.

Tienes corazón grande
alma de poeta
espíritu lleno de amor
que florecerá en primavera.

Un abrazo

Juan Antonio