martes, 9 de diciembre de 2008

"Un hombre...un beso..."



Hombre, tu beso me llevó por el aire
me paseó por la floresta
y llenó mi cuerpo de diluvios...
lloré amor en cada poro y miel lúbrica
en mi sexo inexperto.
Pasó mi piel por el estío y en el vientre
se moldearon muchas mariposas.
Hombre, me besaste y en el beso caí,
mi labio se pegó a tu boca conversando
los dos algunas horas, degustando el sabor
de las lenguas serpentinas...
Besaste mi beso y yo besé el tuyo,
los dos recorriéndose en labio y en piel
olor a carne suave y a dulce tormento
y tu cuerpo lacio pegado al mío, enervado
con intención de algo más...
Ocasos de una tarde que se iba muriendo
tu frente sudaba y mi mano estaba helada.
Yo no quise el sexo por que tuve tu boca
y eso me bastó para sentirme plena.
Me miraste a los ojos y tu cara era de cal
con ganas de gritar tu rabia y tu despecho.
Nunca sabrás que me diste un atardecer
de gaviotas, de mar, caracoles llenos de arena...
Fuiste el primer hombre que me besó en la boca,
y me dejaste fragancias a menta.
Te hirvió la sangre como un vino caliente de cosecha
y tu voz se subió a la garganta, como un grito.
Sabías que el nardo de mis piernas,
era lámpara de ciego.

Hombre..solo un beso...nada más ni nada menos.

Sólo un beso...

4 comentarios:

Juan dijo...

Mónica

Precioso poema
lleno de amor
sublime pasión
dos almas
que se entrecruzan
y dos cuerpos gravitando
en el inefable sexo
bajan y sellan el atardecer
con un beso, sólo un beso.

pensar dijo...

Que belo!!!

Germanico dijo...

Muy hermoso poema. Como todo lo que escribes.

Muy feliz Navidad.

Saludos

Sunrise dijo...

sabias que el nardo de mis piernas era lampara de ciego.
hermoso!