sábado, 9 de enero de 2010

"Soledad y desierto"






Todo el desierto está conmigo
y me abraza muy fuerte.
Yo enfrentando a todos
los labios las palabras
la luna del espejo.
Mis ojos que no duermen
son un cristal de hielo
un bruñido diamante
que se estrella
cuando la soledad me abraza
con sus brazos de niebla
y dice que me ama.
A vos hombre mío que detrás
del vidrio me miras con ternura
se te caen las manos de tanto
repetirlas y querer asir las mías.
Misterioso enigma de la mirada gris
de los ojos celestes o de los ojos cerrados.
Toda mi soledad está conmigo y me cubre
con una capa de hiedra que esconde mi figura.
Sé que estás vivo al fondo de mi calle
tus labios adorados tu aliento repetido
tu amor incandescente tu gesto y tu dulzura.
Y te debo y le debo al amor mi cuerpo palpitante
visible y aleteando como un pájaro vivo.
Todo mi desierto está conmigo...y yo le pertenezco.

2 comentarios:

CabezaDeMonte dijo...

Siempre tenemos nuestro desierto para perdernos por un tiempo.
Me gustó mucho.
Saludos,

Monica dijo...

Gracias amigo Cabeza de Monte,un gusto tu visita.
Cariños de Mónica.